SIN PERDÓN.

A veces me falta el valor. Luego, lo primero, es encontrarlo. Y lo he encontrado, de nuevo, en vosotros. Gracias.

Porque, en verdad, nos falta el valor de oponer los brazos a este torrente de injusticias encadenadas en que se

» Leer más